Repactación de deudas: ventajas y desventajas

Por Segal • Febrero 14, 2020

Como cada una de las cosas de la vida, hay unas que son buenas y otras que no son tan buenas, y es bueno hacerte saber que la repactación de deudas tiene sus pros y sus contras.

Lamentablemente, son muchas las personas en Chile que tienen deudas. Recientemente fue presentado el XXIII Informe de Deuda Morosa del cuarto trimestre de 2018, realizado por el Centro de Economía Aplicada de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián (USS).

Este informe reveló que en Chile hay 4.529.480 personas con morosidad. De esas, el segmento mayor a 65 años tiene una deuda promedio de $716.334. Siendo Antofagasta, Metropolitana, Tarapacá y Atacama las ciudades con mayor morosidad del país.

Todo esto podría indicar que las deudas sobrepasan la capacidad de pago de las personas. Existe la opción de repactar la deuda y hemos decidido explicarte todo sobre esta alternativa.

¿Qué es la repactación de deuda?

Es un mecanismo que tiene el deudor para negociar con el acreedor de la deuda los términos para el pago de la misma.  Esto quiere decir que el deudor podría llegar a un acuerdo para pagar un monto menor por cuotas.

Al hacer esto, el deudor terminará pagando un mayor número de cuotas que con la deuda inicial. Al hacer la repactación de deuda, la deuda anterior finaliza y nace una nueva deuda con los términos acordados.

Para que tengas más claro qué es la repactación de deuda, te lo explicaremos con un ejemplo práctico. Digamos que nuestro deudor se llama José. José compró una lavadora secadora para su hogar en cuotas porque no contaba con el dinero para pagarlo al contado.


José utilizó su tarjeta de crédito y pagó el electrodoméstico en 6 cuotas. El banco está prestándole el dinero y José asume el compromiso de pagar una cantidad de dinero mensual que incluirá la cuota y los intereses que cobra el banco.

Si José en algún momento se ve incapacitado de pagar la deuda, puede renegociarla o repactarla. El banco y él podrían convenir en que José pague un monto menor mensual y que se extienda la cantidad de pagos de 6 a 8 o a 10.

¿Cuándo puedo repactar la deuda?

Existen dos figuras de repactación de deuda. La primera es la repactación judicial, que significa que el deudor ha sido demandado. Con la demanda vigente, el deudor propone la repactación y se llega al nuevo acuerdo de deuda.

Este tipo de repactación involucra otros gastos que se sumarán a la deuda ya existente. Estos gastos puedes ser el costo de la contratación de un abogado para el trámite de la demanda y el del receptor judicial para presentar la demanda.

La segunda es la repactación extrajudicial. En esta figura aún no hay una demanda de por medio. La negociación de los términos de la deuda se hace de forma preventiva para evitar los costos asociados a la judicial. En este sentido, solo pagas la deuda y los intereses.

¿Cómo calcular la repactación de una deuda?

El cálculo de la renegociación de una deuda no es igual para todos los casos pues los deudores tienen ingresos y deudas diferentes. Cada caso debe estudiarse individualmente y nunca constituye una imposición.

Muchas de las personas que nos contactan nos preguntas cómo calcular la repactación de sus deudas. Siempre les respondemos que el cálculo debe hacerse de forma que beneficie a ambas partes.

De esta forma, el deudor no continúa atrasándose y el acreedor de la deuda logra obtener el dinero que se le adeuda.

¿Cómo hacer la repactación de deuda unilateral?

Esta es, sin duda, otra de las preguntas frecuentes que recibimos en Grupo Segal: ¿cómo hacer la repactación de una deuda unilateral? La respuesta es muy simple: no se puede hacer.

La repactación no puede hacerse unilateralmente pues no se trata de una imposición de acreedor hacia el deudor. El consumidor debe aceptar y firmar voluntariamente las nuevas condiciones del pago de la deuda.

Siempre es importante leer completamente el documento de la repactación y contar con asesoría legal. Así evitas que las condiciones no sean del todo favorables.

Beneficios de la repactación de deudas

Cuando evaluamos cuáles son los beneficios de la repactación de deudas, el más importante es los nuevos plazos de pago que vendrían a establecerse. Si se te hace muy complicado para pagar las deudas restantes, el hecho de repactar una deuda te puede generar un alivio.

Aunque en los servicios legales que ofrecemos podemos ayudarte con respecto a este punto, es importante que entiendas que al final podrías terminar pagando mucho más de lo pensado al hacer una repactación.

Como segunda ventaja, al repactar una deuda se elimina la deuda anterior y nace otra deuda, una nueva. ¿Qué queremos decir con esto? Que las cuotas que tenías atrasada no te van a poder perjudicar. Es decir, no podrían demandarte por esta deuda, simplemente porque ya no existe.

Además de ello, también te permitiría salir de DICOM, porque justo en el momento que se elimina la deuda anterior, no van a existir más problemas asociados a ella. De esta forma, se logra la rehabilitación del deudor.

Otro punto importante que debes conocer es que podrías evitar un embargo. Si fuiste demandado y resulta que te van a embargar, el hecho de repactar la deuda detendría un poco el proceso, evitando así que te quiten tus bienes.


Desventajas de la repactación de deudas

Como te explicamos en un principio, repactar una deuda también tiene sus contras. La primera de ellas tiene que ver con la cuestión de los intereses. En la mayoría de los casos, las empresas suelen cobrar intereses muy altos y, al final, terminas pagando más de lo que tenías pensado.

Completando la idea anterior, esta podría ser una solución a corto plazo. Finalmente podrá traerte más problemas, ya que podrías atrasarte nuevamente.

Es decir, estarías nuevamente en riesgo de que te demanden y hasta que hagan la solicitud de un embargo. De igual forma, no olvides que con nuestros servicios de defensoría del deudor podemos ayudarte a sopesar un poco las cosas.

Alternativa a la repactación de deudas

La Nueva Ley de Quiebras incorpora la Renegociación de Personas por parte de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento. Es un procedimiento gratuito y voluntario que no requiere de un abogado para renegociar las obligaciones del deudor.

Para aplicar a este procedimiento la persona debe tener 2 o más deudas vencidas por más de 90 días. Que las deudas sumen más de 80 UF y que no se encuentre notificada de cualquier demanda o juicio a menos que sea de origen laboral.

Una vez realizada la solicitud, la Superintendencia evaluará los antecedentes para admitir o no el procedimiento en un plazo de 5 días hábiles. El procedimiento consta de 3 audiencias en las que participa el deudor y los acreedores. En la primera se determinan los pasivos, y luego hay audiencias para la renegociación y/o ejecución de bienes.

Si todavía te quedan algunas dudas con respecto a los pros y los contras de la repactación de deudas, te invitamos a solicitar una reunión con nuestros abogados para aclarar todas tus preguntas.

Sin comentarios

Segal
Segal

Somos una empresa con más de 17 años en el mercado que busca educar financieramente a la mayor parte de la población.

¿Cómo funcionan las tercerías?
Febrero 14, 2020

¿Te pueden negar un trabajo por estar en DICOM?
Febrero 14, 2020

¿Que te pareció la nota? deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

WhatsApp chat